sábado, 15 de octubre de 2016

El lápiz afilado #pedagotécnica

Imagen tomada de Tarringa

En primero escribimos y coloreamos mucho en multitud de actividades, por ello los lápices han de estar bien preparados para su buen uso, es una herramienta de trabajo que usamos cada día y los tenemos que tener en optimas condiciones. Cuando se usa el lápiz de grafito y no está afilado, las letras son más oscuras, ensucian los folios o el cuaderno y al borrar casi siempre quedan unas marcas que no son bonitas en nuestros trabajos. De la misma manera cuando los lápices de colorear no están afilados (ya sean de madera o de cera), las superficies coloreadas quedan con espacios en blanco o dificulta el coloreo de áreas pequeñas con la consecuencia de que "nos salimos". El sacapuntas se queda sin trabajo...

Afilados y no afilados

Para solucionar este asunto les he pedido que cogieran sus lápices y con la yema del dedo tocaran la punta, si la punta está muy redondeada y no pincha un poco, es la prueba de que hay que afilarlo.; si por el contrario tocamos la punta y nos pincha, nuestro lápiz esta preparado para usarlo correctamente. Con está sencilla técnica siempre tenemos los lápices bien afilados para su correcto uso. De paso el sacapuntas adquiere su función y los trabajos quedan bien hechos y presentados. El mantenimiento de las herramientas de trabajo es muy importante.
Continuará...


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada