domingo, 9 de octubre de 2016

Un nuevo elemento en clase, los prismáticos. #pedagotécnica

Mirando por los prismáticos
En este curso he decidido seguir los pasos de mi gran amigo Gregorio Toribio, tomando el rol de "espías" en muchas de nuestras actividades en clase. Días atrás, he llevado a clase un elemento que todo buen espía usa en sus misiones, los prismáticos. Hemos hablado de este instrumento tan peculiar que sirve para ver las cosas que están muy lejos, mucho más cerca. Pero, ¿Para qué usa un espía los prismáticos? Casi todas las respuestas han coincidido en que los espías vigilan sin ser vistos y a veces, necesitan vigilar desde distancias muy lejanas, ahí aparecen los prismáticos.
Posteriormente hemos charlado sobre las situaciones de nuestra vida cotidiana en las que usamos los prismáticos y han salido respuestas de todo tipo

  • Para ver las cigüeñas de la torre de la iglesia.
  • En el campo.
  • En la playa para ver los barcos.
  • En las carreras de galgos.
  • En el teatro (unos que son muy pequeñitos maestro jajajaja)
  • Cuando vamos de vacaciones.
  • Los cazadores también los usan.
En el debate que se ha creado he ido dejando los prismáticos por todos los grupos de la clase para que pudieran cogerlos y mirar por ellos (algunos los cogían del revés o miraban solo por un ojo) y la mayoría ha descubierto que "hay que mirar por los círculos más pequeños".

Prismáticos
Nosotros, como somos espías, también vamos a usar los prismáticos en una misión especial... Como nuestra clase da al exterior del centro, hemos mirado por las ventanas observando que hay muchas cosas en la calle que no vemos muy bien, como por ejemplo las matrículas de los coches que están aparcados o los números de las viviendas, ahí ha comenzado nuestra misión con este instrumento.
  1. Encuentra la matrícula de algún coche que te llame la atención.
  2. Anota en el cuaderno, los números y las letras de la matricula, también el color del coche.
  3. Haz un dibujo del coche que has encontrado y escribe debajo la matrícula con los 4 números y las 3 letras.
  4. Ordena de menor a mayor los números que aparecen en la matrícula y anótalos justo debajo de la matrícula
  5. Suma los números de la matrícula y escribe el resultado debajo de la actividad anterior.
  6. Piensa y escribe una palabra con alguna de las letras que aparecen en la matrícula y escríbela junto al resultado de la suma.
    1. Si aparece alguna de las letras que ya conocemos bien (l, m, p, s) rodéala con el lápiz bicolor.
  7. ¡ Misión cumplida !
Lo hemos pasado pipa usando los prismáticos como verdaderos espías y hemos trabajado las matemáticas. ¡El tiempo se fue volando!
No he podido dejar de recordar una de mis películas favoritas, La ventana de indiscreta de Alfred Hitchcock, en la que los prismáticos juega un papel crucial en todo el film a manos del gran James Stewart en una trama de intriga y suspense sorprendente.

La ventana indiscreta
Continuará...


2 comentarios:

rosa marcillas dijo...

Me ha encantado la iniciativa y la experiencia, explicas la actividad de forma que podemos sentir la emoción de los alumnos y la ilusión del maestro. Seguro que ellos no la olvidarán. Gracias por compartirla!!!

rosa marcillas dijo...

Me ha encantado la iniciativa y la experiencia, explicas la actividad de forma que podemos sentir la emoción de los alumnos y la ilusión del maestro. Seguro que ellos no la olvidarán. Gracias por compartirla!!!

Publicar un comentario en la entrada